Concursos de Estudio Teatro Madrid

Concurso <Guion Teatral desde Casa - Abril 2020

“FIN DEL JUEGO”, por Magdalena Molero

Personajes

MARÍA- 38 años, profesora, pareja de Daniel.
DANIEL- 40 años, abogado, pareja de María.

Cuarto de estar abigarrado con ventana. María en una esterilla haciendo abdominales. Se oye una música. Daniel en el sofá comiendo cruasanes de chocolate con una Mahou.

María- Cuando acabe este encierro, cariño, te echo a rodar. ¡¡¡Mírate!!! ¿Puedes dejar de comer como un heliogábalo!

Daniel- Se van a poner duros estos cruasancitos y, mira…me da pena..., con lo que me costó coger el último paquete. Tú, como no vas a comprar… pues, claro… No lo entiendes…

María- Ahora, cuando acabe, podíamos buscar una peli que nos apetezca y verla juntos después de comer. Incluso podíamos compartirla con Jorge y Maribel y, al final, hacer un debate por vídeo. ¿Qué te parece?

Daniel- Bien, bien, muy bien…

Se va y vuelve con otra Mahou.

María- Daniel, ¡la tercera y son las 12! ¡Luego te dormirás en la película! De verdad… Ahora que tenemos tiempo para charlar y hacer cosas juntos, te vuelves mudo y sordo…

Daniel- No exageres, ¿vale? Me estoy tomando unas cervecitas… que no hago daño a nadie...Y que… Es que, chica, tú parece que agradeces que nos hayan encerrado aquí por tiempo indefinido… “¡¡¡Aprovechemos esta oportunidad!!!”. ¡¡Que esto no es una luna de miel!! ¡¡Que esto es una putada!!

María- Pues sí, ¡es una oportunidad para algunas cosas! Para vivir más despacio, para sentir las pequeñas cosas, para dedicarse a las personas que quieres, para soñar…Por lo menos nosotros no tenemos problemas económicos, nos van a pagar, ¡ni siquiera vamos a sufrir la crisis económica! Piensa, tío, piensa… Que empiezas a no gustarme nada…

Daniel- ¡Que te den dos duros! ¡Creo que hace tiempo que no nos gustamos! Pero ahora se nota más, ¡se nota 24 horas al día!

Largo silencio.

María- Pues no lo sabía. Al final voy a tener que agradecer al coronavirus enterarme de lo que ocurre en mi matrimonio…Y, ¿desde hace cuánto no te gusto?

Daniel- ¡¡¡¡Nooooo!!!! No puedo más, no pienso entrar en esta discusión, ¡que te veo venir! No sé, no apunté el día, te lo juro… Pero, en fin, que lo que antes me parecía interesante en ti, atractivo, esas ganas de aprender, de aprovechar el tiempo, ahora me enerva, me pone a la defensiva, porque siempre acaba igual, con tu desprecio por mis opiniones. Me has ido castrando con tu superioridad…Y ahora te quejas de que sea sordo y mudo…Qué graciosa eres, María…Qué graciosa y qué insensible.

Suena el teléfono. María se levanta y lo coge.

María- ¿Sí? ¿Qué tal estás? Bueno, tienes que tener paciencia. ¿Sigues con fiebre? Llama otra vez, que te hagan la prueba, son ya muchos días. No, no podemos ir a verte, no querrás contagiarnos. Ahora te paso a tu hijo. […] Daniel, tu madre.

Daniel- Hola, mamá. No podemos hablar cada hora. […] Sí, sé que estás muy sola, pero no puedo ir… Ya te he mandado varias pelis que están bien… Esta tarde te llevo la compra. […] ¿Peor? Pues… ¿qué quieres que haga yo? Llama al médico. Bueno, luego voy…No, María no puede ir, tiene miedo, prefiere que me contagie yo…Hasta luego.

María- Podías ser más cariñoso. Tiene miedo. Esta sola…

Daniel- Qué raro…Tampoco te gusta cómo trato a mi madre. Es verdad que casi te quiere más a ti que a mí…

María- No entiendo nada. Yo creí que todo iba bien entre nosotros. Que follabamos poco, eso sí, pero es que tenemos tanto trabajo, tantas salidas, tantos amigos… que no le he prestado atención. Es lo malo de vivir con prisa… siempre con prisa. El otro día me dijo Jorge que te notaba raro, distante, que le evitabas…Y yo le dije que estabas estresado con el último juicio, que te tenía loco... que no era con él…

Daniel- Siempre igual…Qué lista. Todo lo ve claro. Nada se le escapa. ¿A que le convenciste? Pues no…¡¡no!! Él tenía razón. ¡Le evito! No quiero verle ni hablar con él. ¿Quieres saber por qué?

María- Me estás asustando…

Daniel- Pues porque me acuesto con su mujer, me acuesto con Maribel, con tu querida amiga…No tenía mucho trabajo, solo estaba deseando estar con ella... Ella me aprecia, se ríe conmigo y me hace sentir grande. Me valora y cuando estoy con ella, también me valoro yo.

María- No…

Daniel- Este encierro me está matando. Solo deseo estar con ella… Lo siento.

Silencio.

Localización

C/Cardenal Solís 5, 

(28012) Madrid

Metro Embajadores / Delicias 

<Cómo Llegar>

© ESTUDIO TEATRO MADRID

Estudio Teatro Madrid